Portada » ¿Qué pasó con Cindy Estrada Muñoz?

¿Qué pasó con Cindy Estrada Muñoz?

  • por

X Victoria Aldunate Morales, Lesbofeministas antirracistas Tierra y Territorio

“Me llamaba todos los días, era la más chica, ya no tengo esas llamadas y su ausencia duele… Cindy quería llevar a su hijita a Disney, y hacía menos de un año que se había hecho una operación estética a los senos porque eso, para ella, era importante. También tenían planes con su pareja, una chica que nosotras conocíamos como su polola. Mi hija quería vivir, sé que la gente va a hablar mal de ella, pero fuera como fuese, nadie tenía derecho a esto. ¡Si solo Dios tiene derecho a quitarnos la vida!”, dice Eduvigis Muñoz, madre de Cindy.

Así es, nada justifica que el 23 de septiembre de 2021, su hija de solo 24 años, peluquera de profesión, terminara muerta de un disparo en la cabeza que salió desde el arma personal autorizada de servicio del sub-inspector de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI), Nicolás Antonio Cortez Encina.

Hostigamiento y violencia  

Un vecino escuchó dos ruidos “como bombazos”, el primero a las 6:40 y el segundo a las A las 7 de la mañana; veinte minutos más tarde cuando el mismo vecino se dirigía a los ascensores, oyó quejidos, fue hasta las escaleras de emergencia y encontró a Cindy en el suelo y sangrando. Estaba entre los pisos 18 y el 19. A las 7:40 Carabineros la encontró fallecida.

La versión del PDI Cortez Encina es que habrían estado bebiendo desde pasada la 1 de la mañana por cuatro horas, pero la alcoholemia del cuerpo de Cindy arrojó “0” por ciento de alcohol en su sangre. Él dice que se habría quedado dormido y no habría despertado hasta las 7 y media de la mañana, pero las cámaras de seguridad del piso 17 donde vivía Cindy, aportan un elemento distinto: A las 6:43 se la ve a ella en el pasillo del piso 17; a las 6:54, se le ve a él acercándose a los ascensores para desaparecer del área de la cámara y a las 7:03 se le vuelve a ver en el mismo piso (17), y entonces sí entra en un ascensor. Habían pasado 9 a 10 minutos de su primera aparición[1].  


Hubo testigos que llamaron al conserje para decirle que se oía una pelea “de violencia intrafamiliar”, y carabineros llegó a las 7:30 al edificio por un llamado radial de VIF. El parte denuncia N° 2344, de la 9° comisaría de Independencia, prefectura Santiago Norte del 23 septiembre (2021), dice “homicidio”, y hora de delito: las 07:30 horas.

El informe del sitio del suceso que inspecciona el domicilio de Cindy, las escaleras, el auto del imputado, también realiza pericias de percusión de armas de fuego, y establece que efectivamente hubo dos balazos de dos armas distintas. La primera es una de fogueo encontrada en el departamento de Cindy (que el vecino menciona como a las 6:40 horas), y la segunda, es la del PDI Cortez Encina que aparece con el cuerpo de Cindy, y que según la declaración del vecino fue a las 7 de la mañana.

El PDI entró al estacionamiento del edificio a la una de la mañana, y le dijo al conserje que iba a un procedimiento por un supuesto robo de auto. A las dos de esa misma noche, Cindy llamó a una amiga suya para contarle que el PDI estaba manteniendo conductas de hostigamiento y violencia contra ella. Su amiga dijo que se escuchaba la voz de Cindy como hubiese estado “encerrada en el baño”, también se oía que el hombre “golpeaba la puerta” y le decía “yapo ábreme y algo relacionado con un dinero que le estaba cobrando”.

El imputado llamó a su unidad para decir que “una loca” le habría quitado su arma y pidió ayuda. Desde las 8 horas 12 minutos, las cámaras lo enfocan yendo a los estacionamientos, subiéndose a su auto, partiendo y volviendo a estacionarse, volviendo al edificio, hasta que a las 8:45 de la mañana, dos sujetos de civil que presentan documentos en conserjería, se juntan con él. Cuando salen a la calle, ya hay muchos carabineros esperándolos.

Tanto que no calza

El Servicio Médico Legal (SML) concluye: “lesión balística craneoencefálica” “correspondiente a disparo con apoyo compatible con ser auto-inferido según su trayectoria”, y el informe de homicidio integrado N°155, pericial N° 7272-2021, dice que se trata de “un disparo en sitio de elección suicida, empleando un elemento intermedio como aislante (chaqueta)”. También dice que desde el bolsillo derecho del pantalón del imputado se levantó una vaina percutida luger FC, calibre 9 mm. La pistola del PDI es calibre 9 mm luger.

Para la abogada Betsabé Carrasco de Defensa Popular: “Hay cosas que no calzan. El imputado dice que ella le habría robado su arma. Los informes dicen que la víctima se habría colocado una chaqueta en la cabeza en forma de capucha para aminorar el estruendo del balazo… Creemos que hay que esperar la investigación y esta debe hacerse de manera objetiva”, concluye. 

¿Por qué el sub-inspector PDI Cortez Encina permite que una civil tome su arma?

¿Por qué una persona que va a darse un balazo (supuestamente Cindy) estaría tan ocupada en evitar el estruendo que llegaría a colocarse una chaqueta en la cabeza?

¿Sabe un policía cómo debe lucir un sitio donde una víctima se da un disparo con apoyo compatible con ser auto-inferido…?

¿Qué hizo el PDI entre las 7:03 que sube al ascensor hasta las 8 horas 12 minutos en que las cámaras lo muestran yendo al estacionamiento del edificio hacia su automóvil?

Si Cindy realmente se disparó: ¿Bajo qué presiones lo hizo?

Hace pocas semanas la madre de Cindy Estrada, Eduvugis Muñoz presentó junto a la  abogada Betsabé Carrasco de Defensa Popular, una querella contra el sub-inspector PDI Nicolás Cortez Encina por “auxilio al suicidio” por permitir que –supuestamente- Cindy se disparara usando su arma, y además por “obstrucción a la justicia”, ya que el imputado intentó escapar.

Hace casi un año, al otro día de la muerte de Cindy, las feministas de la Asamblea Territorial Juan Antonio Ríos de la comuna de Independencia, llevaron a cabo una velatón denunciando en la calle que Cindy murió por el arma de un PDI, y exigiendo justicia para esta joven mujer LGTBIQ+.

Betsabé Carrasco, Abogada Defensa Popular

[1] Fotograma del departamento O.S.9 de investigación criminal de Carabineros.